miércoles, 15 de junio de 2016

Todo lo que implica ser padre


Sin duda, la experiencia de la paternidad es una de las más significativas en la vida, y también una gran tarea que se muestra compleja, marcada por sutiles matices que hacen la diferencia en la crianza ¿Cuáles son los deberes y responsabilidades de un padre? ¿Cuáles los derechos? ¿Cómo asignar una jerarquía a todas las tareas que le toca realizar? ¿Cómo distinguir con precisión dónde termina su labor y empieza la autonomía del hijo? 
Las respuestas debieran, a mi parecer, considerar las funciones esenciales de la paternidad, que involucran amar, cuidar, proteger y educar a los hijos. Esto deriva a que ser padre significa, ante todo, crear vínculos. Es dedicar el tiempo y esfuerzo necesarios para la formación de lazos afectivos seguros y estables, base de una relación íntima y estrecha, que sea reflejo del amor y aceptación incondicional hacia el hijo.
Muchas veces los padres estamos tan preocupados por atender a las demandas laborales, de alcanzar metas económicas, de responder a las cada vez más altas exigencias de la educación, que perdemos de vista aspectos centrales de nuestra tarea, como es acompañar a nuestros hijos.
Si bien es importante disfrutar y compartir con ellos en los buenos momentos, nuestra presencia en situaciones difíciles es fundamental. Cuando un hijo está triste y le brindamos consuelo, siente rabia y lo aceptamos, tiene miedo y lo apoyamos, se siente solo y lo amparamos, es entonces cuando la disponibilidad de los padres se transforma en el alimento que lo nutre de la confianza, el amor y la seguridad necesaria para crecer sanamente.
Cuando un niño ha sido cuidado y amado, podrá descubrirse a sí mismo como una persona valiosa e importante para otros; entonces, estará preparado para explorar el mundo que está más allá del hogar. Por ello, resulta esencial educar en el afecto, con lazos firmes, sólidos y constantes, enseñando que el mundo es un lugar que implica riesgos, pero en el que estarán seguros, porque hay personas que lo aman. Queremos que nuestros hijos sean felices, que puedan sembrar el amor y la confianza para que, en cada una de sus relaciones, prime el cariño y el respeto al otro.

Psicólogo Clínico Infanto-Juvenil

No hay comentarios:

Publicar un comentario