martes, 28 de enero de 2014

3. Autoestima

Adjuntos

La autoestima es la valoración o evaluación, que hacemos de nosotros mismos. Se basa en los juicios de valor en todos los aspectos de nuestras vidas: intelectual, social, corporal.
En los niños y niñas, la autoestima se basa principalmente en lo que sus personas significativas dicen o comunican acerca de ellos. Es decir, lo que el niño y la niña piensan y dicen acerca de sí mismos tiene estrecha relación con lo que sus padres, familiares, profesores, amigos y compañeros dicen de ellos. Por tanto, debemos poner especial atención a la forma cómo nos referimos a ellos y a lo que les transmitimos con nuestros gestos.

Reforzar la autoestima de los niños y niñas es fundamental, pues los abusadores sexuales tienden a escoger a aquellos con baja autoestima.
Si el niño o la niña adquieren buena autoestima lograrán:
  • Seguridad en sí mismos.
  • Capacidad de mayor aceptación frente a las críticas.
  • Mayor tolerancia a la frustración.
  • Mejor sentido de humor. 
  • Mayor capacidad de adaptarse a diferentes situaciones.
  • Autonomía social y optimismo. 
  • Capacidad de decisión.
  • Un sentimiento de dignidad personal y respeto por sí mismos. 
  • Ser una persona auténtica.
  • No compararse con los demás, sino con sus propios  avances.
  • Poder aceptar, relacionarse, respetar y amar a otros.
  • Tener más probabilidades de ser feliz, incluso más allá de las circunstancias de la vida, dado que se sentirá capaz de afrontar los problemas, aprender de ellos y disfrutar de los éxitos.
Si el niño o la niña adquieren baja autoestima tenderán a: 
  • Sentirse inseguros.
  • Tener baja tolerancia a la frustración. 
  • Tener baja capacidad de adaptación. 
  • Tener incapacidad de decidir por sí mismos.
  • Tener mayor probabilidad de enfermedades y depresión.
  • Desarrollar adicciones.
  • Sentirse infelices. 
  • Ser incapaces de relacionarse con los demás de un modo grato y sano. 
  • Estar más expuestos a situaciones de riesgo o de autodestrucción, pues no sabrán protegerse ni valorarán su propia vida.
¿Cómo fortalecer la autoestima de los niños y niñas?
Para contribuir al desarrollo de una sana autoestima es necesario, por una parte, reconocer sus cualidades y logros y, por otra parte, evitar conductas que contribuyan a generar sentimientos de incapacidad y desvalorización, como, por ejemplo: “A ver, déjame a mí, tú no sabes hacerlo”.
Esto se logra mediante las siguientes conductas:
  • Darles responsabilidades supervisadas y validar sus opiniones, para que adquieran sentimientos de  competencia y seguridad en sí mismos.
  • Enseñarles con el ejemplo, valorándonos a nosotros mismos y mostrándonos competentes. 
  • Cuando cometen errores, sugerirles soluciones y enseñarles a descubrir las causas que les condujeron al fracaso, en vez de criticarlos duramente.  
  • Referirse a los errores o conductas deficientes como un estado transitorio o un comportamiento específico.  Por ejemplo: “Últimamente has estado un poquito flojo”, “te pones porfiada cuando...” Y no como algo propio del niño o niña, por ejemplo: “Eres flojo”, “eres porfiado”. 
  • Felicitarlos cuando hacen algo bien, especialmente si le cuesta. 
  • Hablar positivamente de ellos, cuando estén presentes. 
  • Refuércelos cuando hagan algo bien, sin comparar ­con lo mal que lo hicieron en otra ocasión. Mantenga el mensaje positivo. 
volver al temario                                    ir al siguiente tema

No hay comentarios:

Publicar un comentario