miércoles, 27 de mayo de 2015

Algunos consejos para la Revelación



Al hablar de revelación en adopción, se hace referencia a la idea de un proceso, no de un momento. La revelación es un largo camino de hablar sobre adopción con el hij@, ayudándolo a comprender el sentido y significado que tiene en la vida de todos los miembros de la familia y en el suyo propio en particular. Es así que el tema nunca se agota.
Cuando hable de adopción con su hijo, tenga presente lo siguiente:
El vínculo afectivo creado entre usted y su hij@ y alimentado día a día, es el cimiento sobre el que se construye la historia de adopción de la familia y que sostiene la historia de origen de su hijo. Es el marco que le da sentido a su historia.

Su hij@ es un niñ@ diferente, tanto como cualquier otro niño, y vive las mismas etapas del desarrollo que todo niño. Una de las cosas que lo hacen especial, es que tiene una historia diferente de cómo llegó a formar parte de la familia, ni mejor ni peor historia que la de los demás, simplemente particular y propia, de la cual sentirse orgulloso.

Es por eso que no existe un momento para decirle que es adoptado, si no que debiera ser un tema abierto del que se habla en cualquier momento, cuando se da la ocasión. Que sea cotidiano permite que se viva con naturalidad, incluso de antes de entender realmente lo que significa ser adoptado.

Los padres tienen la responsabilidad de abordar este tema, merece escucharlo y enterarse de los detalles de ellos, que son quienes más lo quieren y protegen, quienes le mostrarán la adopción como algo positivo y libre de prejuicios.

No esperen a que pregunte sobre la adopción, si ustedes no estimulan a hacerlo, su hij@ se sentirá inseguro si debe, ya que ustedes no lo hacen. Eso implica ofrecer oportunidades de hablar de ello, no necesariamente es imponer el tema.

La información que le entreguen debe ser veraz y completa, pero adecuada a su edad y capacidad de entendimiento. Respondan lo que pregunte, indaguen si comprendió y ofrezcan si desea saber algo más, mostrando su disposición a ser sinceros y abiertos a hablar de esto. Su tarea es acompañarlo en el proceso de comprender y asimilar su historia.

Aprovechen las oportunidades para poner el tema, si ven una embarazada en la calle, hablen de cómo nació y llegó a la familia. Utilicen cuentos y películas infantiles, que son un excelente medio para acceder al mundo del niño y les entregarán pistas para abordar el tema desde su capacidad comprensiva. Estas herramientas siempre son para abrir la conversación, nunca para darla por cerrada.

Respeten su intimidad respecto de su propia historia, no la ventilen a diestra y siniestra, pero tampoco la oculten ni nieguen. Cuando hablen con otras personas sobre esto, tengan en consideración que su hij@ estará atento a lo que dicen y cómo lo hacen, porque será su indicador de lo que ustedes piensan y sienten sobre la adopción.

Lo que necesita saber de sus padres es:
  • Que fue querido y que nada que hiciera o dejara de hacer constituye la razón por la que fue dado en adopción.
  • Que estarán siempre con y para él, que la adopción es para siempre. Que le quede claro que no será “des-adoptado” si no se porta bien, ya que su amor es incondicional.
  • Que la adopción no es un hecho vergonzoso ni un secreto. Tan sólo es una de las maneras en que se forma una familia.
  • Que sienten respeto por sus padres biológicos. Son parte suya, de su historia y de su identidad; al respetarlos, respetan a su hij@. Sean agradecidos de quienes le dieron la vida y les permitieron formar una familia.
  • Que entienden y aceptan su ambivalencia o su tristeza acerca de ser adoptado.
  • Que siempre estarán dispuestos a seguir hablando sobre adopción, también a medida que crecen y sus preguntas y sentimientos se hacen más complejos y difíciles de expresar.
Las actividades de apoyo a la parentalidad adoptiva son una buena instancia de preparación para aquellos temas particulares de las familias adoptivas, en las que se puede compartir con otros padres que están viviendo lo mismo que ustedes.
Los invitamos a participar del próximo TALLER DE REVELACIÓNlos esperamos.

Psicólogo Clínico Infanto-Juvenil

Los hechos están bien porque son los hechos, 
lo terrible es no saber si algo es un hecho, 
una fantasía o un misterio.” 
(D. Winnicott)
URL Abreviada: http://numrl.com/0515d

2 comentarios:

  1. Yo le contaba una historia, la de la mamá que tenia la pancita enferma y no podía cuidar guaguitas ahí, por eso le pidió ayuda al SR Sename para que le ayudara a encontrar a su hijo y bla bla bla.

    Luego un día en un baby shower el me dice que el también estuvo en mi pancita cuando era bebe, como el bebe de la festejada.

    Ahí me di cuenta que no había entendido nada de mis cuentos o no lo asociada a si mismo. Así que con paciencia me he puesto a contarle lo mismo de distintas formas y en distintas ocasiones... es un proceso largo, aveces me descolocan sus preguntas (no son muchas) como una vez que le dije - tu estuviste en una pancita amiga - y me dijo - y como se llama esa señora- o una vez que le dijo a la abuelita -lela, tu tambien eres adoptada?

    En fin creo ir por buen camino, la verdad por delante, siempre en positivo. Pero no me deja de dar lata, pensar que más adelante le pueda interesar conocerlos y se vaya de mi lado buaaaa (estoy exagerando) pero creo que ese es el temor oculto que tienen mucho papas, si eso pasa obviamente lo tomare con la misma actitud como hasta el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, gracias por compartir tu experiencia. Tengo dos hijos adoptivos ya adolescentes y nosotros les fuimos hablando de sus orígenes al igual que tu, a través de cuentos, historias, películas, etc. y nos pasaba igual que a ti, nos sorprendían con dichos o preguntas que hacían que nos planteáramos si lo habían comprendido. Según se han ido haciendo mayores nos hemos dado cuenta que lo habían entendido perfectamente lo que ocurre es que la información la van asimilando poco a poco y de acuerdo a su desarrollo evolutivo. En la actualidad podemos hablar sin ninguna dificultad de la adopción y cada uno hace las preguntas o comentarios que necesita. También tranquilizarte sobre tu temor (por el cual también he pasado) pues si bien es cierto que en la adolescencia se interesan mas por su familia biológica y la busqueda de sus origenes, no dejan de sentir el amor que tienen hacia nosotros, su familia adoptiva.

      Eliminar