viernes, 10 de abril de 2015

Carta al Hijo que entregué en Adopción


“Después de engendrar,
todavía es necesario elegir ser padres.

Después de recibir la vida,
todavía es necesario elegir ser hijos”.

* Extracto del libro “Carta al Hijo que entregué en Adopción”, de Julio César Labaké.
No te escribo para reclamarte nada.
Ni para dolerme de nada ante ti, ni para que te duelas de nada ante mí.
Te escribo para romper ciertas ataduras que te impiden la alegría de ser tú mismo, simplemente.
Para que podamos vivir nuestras vidas, la tuya y la mía, finalmente en paz.
Yo te hice nacer porque te amé.
Por encima de todos los prejuicios y de todos los riesgos que significaba ser leal a ese diminuto ser que ahora lleva tu nombre y tiene tu edad.
Por eso naciste.
Luché por ti desde el instante de saberte en mis entrañas.
Aunque desde entonces sufrí al imaginar los caminos extraños que recorrería tu historia.
Muchas veces, en estos años de distancia y de silencio, me han resonado en el alma aquellas palabras que todos hemos necesitado recordar alguna vez: “La verdad nos hará libres”.
A los dos.
A mí, porque acabaré de entregarte para que vivas la vida que yo no pude, no podría haberte dado.
A ti, porque al sincerarte con tu historia, te reconciliarás íntimamente con la vida.
¡Existes!
Y quienes ahora te aman de la forma en que te aman, como hijo, han recibido de mis manos y de mi corazón el derecho y el mandato para hacerte vivir.
La paternidad es una decisión del alma que se entrega para darle vida al que se ama como hijo.


URL Abreviada: http://numrl.com/0415c

2 comentarios:

  1. Es dificil para un adoptado aceptar que fue amado por la mujer que le dio la vida. Muy diferente es el caso del chico dejado en adopcion porque fue retirado del hogar biologico porque era peligroso para el, ahi si hay que reconocer un hogar biologico no amoroso y saber darle un lugar en el corazon para reparar esto. Estoy de acuerdo que la paternidad biologica es una eleccion (se puede decidir ejercerla o renunciar, es un derecho) en cambio la paternidad adoptiva es plena. Por lo tanto es un compromiso muy grande ser padre o madre adoptivo. El sistema de adopciones no esta pensado para que los padres adoptivos renuncien, pues esto implicaria mas traumas y mas abandonos. Por eso no es lo mismo ser padre biologico o adoptivo. El biologico tiene el derecho de renunciar en cualquier momento despues de dar la vida.

    ResponderEliminar
  2. Muchos padres biológicos no decidieron engendrar y abrazan la nueva vida como una bendición, aun así deben hacer el ejercicio de decidir asumir su paternidad/maternidad, y es una gran decisión cargada de mucha responsabilidad. Hay quienes no logran dimensionar sus implicaciones, no resultan capaces de brindar el cuidado y protección necesario, pero muchas veces ello no involucra falta de cariño, si bien debemos reconocer que, siendo el factor más importante, sólo con ello no alcanza para cubrir las necesidades de un niño.
    El reconocimiento de los padres biológicos en la vida del hijo adoptado supone no juzgarlos en base de sus sentimientos que desconocemos, quizá podremos opinar de las condiciones y el contexto en que sucede la desvinculación de la familia de origen, pero debemos asumir que es un conocimiento limitado y puede llevar a apreciaciones injustas.
    Los padres adoptivos tienen la oportunidad de elegir ser padres antes de tener un niño en sus brazos, de prepararse, así como de sufrir la espera. Pero la gran decisión que tendrán después será cómo integrar en la vida familiar la figura de los progenitores de su hijo, ya que serán parte de la vida del hijo y no es decisión de los padres esto, pero sí lo será el acoger estas figuras en el imaginario de su hijo y en el de ellos mismos. Y el respeto hacia los padres biológicos trasciende en respeto por el hijo (por su origen, por su identidad, por quién es)

    ResponderEliminar